La sociedad del Konocimiento: Cae la fachada

No paro de escuchar en los medios de comunicación, la famosa frase “Canarias, objetivo de progreso” o “Canarias apuesta por la innovación”. O, mi favorita, “Construyamos la sociedad del conocimiento”. Es fantástico, utópico. Todas las instituciones están implicadas, y todos los medios colaboran. Desde el Gobierno de Canarias, se organiza todo tipo de actividades y, especialmente, eventos públicos.
Me llama mucho la atención cuando se reunen varios señores con corbata y dicen “hay que producir el llamado efecto Silicon Valley“, que, al parecer, se traduce en “que alguien de el pelotazo”. La ULL está muy implicada en este proceso, con los programas de Dinamizadores y Emprendedores.
A veces, cuando me pierdo en la vorágine del día a día, me descubro a mi mismo leyendo (e, incluso, creyendo) las noticias sobre este tema que aparecen en los medios, que, más o menos, siguen todas un mismo guión. Un periodista se “da cuenta” de que hay un proyecto que le “mola” o le parece “atrayente”, y lo muestra al resto de la sociedad. Esa noticia se “enlaza” con una (o incluso varias!) sobre inversiones faraónicas realizadas en I+D+i por parte de los Gobiernos (el de aquí, el de allá y el del medio). Y me maravillo. Y me levanto, delante del PC de mi despacho, y le grito a mis compañeros, lleno de ilusión y entusiasmo “SI!! ES FANTÁSTICO!! ” (bajo un poco el volumen, porque creo que se han asustado) “Canarias será el nuevo Silicon Valley! Todo será fantástico, las flores crecerán y jamás marchitarán!”.
Salgo de mi despacho, cojo el coche y vuelvo a mi barrio. Según voy llegando, me adelanta por la derecha un coche azul lleno de luces, que me hace sentir en la película 3D de Tron. Al entrar a la avenida de debajo de mi casa, al menos cuatro aspirantes a aparcacoches vigilan mis movimientos. Identifican mi coche como de vecino y prosiguen con su negocio. Espero a que el “lituano” le pase el “choco” al “tana” (que ahora se llama TanaDJ, porque un día puso un CD de Maxima FM en una fiesta y desde entonces es DJ), no sea que me acusen de interrumpir su intercambio comercial. Aparco mi coche, dentro de mi garage, no sea que lo roben. Compruebo el buzón, nuevo, porque ya han reventado dos. Cierro la puerta, con llave, no sea que la fuercen, como a varios vecinos ya les ha pasado.
Y pongo la televisión, y veo las Kanarias, muy parecidas a la “Yesi” y a la “Chula” (las novias de los citados “Lituano” y TanaDJ), presuntamente cantando su grotesco repertorio de temazos “Reggaeton”, de líricas tan elaboradas como intelectuales.
Paulino y las Knarias
Vaya. Durante unos segundos sufro una extraña sensación, como de preocupación por el futuro de la sociedad y de si realmente quiero crear a mis (futuros) hijos en ella.
Pero, válgame dios, menos mal, han empezado las noticias de Televisión Canaria, y veo que se destinan más millones a Educación, y que la consejera ha visitado el colegio de nosedonde, donde ha apoyado públicamente la iniciativa de divulgación científica “Saca al Guanche que hay en tí”.
Todas mis dudas se dispersan. No hay problema, pienso, se invierte dinero en el futuro.
Pero ¡oh osado de mi! se me ocurre acceder a ese malévolo y tendencioso Internet, plagado de Hackers con espinillas, y de pederastas de mirada inquietante. Y se me ocurre (si es que no me canso de meterme en líos…) leer el informe sobre la Cultura Científica en Canarias, realizado por la FECYT.
Y en ese instante, algo extraño ocurre en mi cabeza. Tuve la misma sensación que tuvo Guy Motang en Farenheit 451 cuando terminó de hablar con Clarisse (su vecina). La sensación de golpearse fría y duramente con una realidad, y con un mundo que, claramente, te han tratado de ocultar.
Farenheit
Porque algo no cuadra. Los datos estadísticos de este estudio (uno de otros muchos, por cierto) no dejan lugar a dudas. Un 72% de la población adulta en canarias no lee ningún tipo de libro. Un 54% de la juventud tampoco.
El índice de interés por Ciencia y Tecnología es el más bajo del país. Me tiemblan las piernas.
Entonces buceo un poco más por ese malévolo internet, buscando noticias sobre innovación y canarias. Y leo cosas como que el sector clave de Canarias, el turismo, tiene también unas cifras más que deprimentes: el 68% de los empresarios del sector, admite que no se preocupa ni de la productividad ni de la tecnología en el negocio.
¿Como es posible ésto? ¿Cómo se puede construir la Sociedad del Conocimiento con estas cifras? Y sobre todo, ¿Por qué estamos en esta situación?
Pero reflexionaré sobre esto otro día, se ha hecho tarde. Tengo que trancar las puertas de la azotea, para que no vuelvan a entrar a robar.

2 Replies to “La sociedad del Konocimiento: Cae la fachada”

  1. No podría estar más de acuerdo. Fantástico post. No sé exactamente donde vives, aunque adivino que por la zona de Añaza. En cualquier caso, esa es parte de la realidad Canaria.

    La cosa irá a más, no sólo por el aumento del paro o por la falta de recursos sociales en las zonas más deprimidas (que podría parecer que es sólo eso), sino por el desprecio al conocimiento que se destila en nuestra sociedad de hoy día.

    Tenemos a la generación “ni-ni” (ni estudia ni trabaja), generación que no conoce el esfuerzo, ni tolera la frustración. Esta generación está más acostumbrada a exigir derechos que a cumplir con sus obligaciones, y robar o delinquir es una vía fácil para conseguir lo que se quiere. Sinceramente, creo que Canarias va ir a peor.

    El I+D (que podría ser una vía de escape, como están considerando en otros países) es una tomadura de pelo casi inexistente en España y aquí no es la excepción.

  2. Está muy guapo tu blog. En realidad no sé que demonios pasa con la juventud en Canarias pero estoy de acuerdo con Boriel ( COÑO!! Boriel!! estuve contigo en Jeet Kune Do en S\C. Era el chico con patillas y chiva xDDD) demasiado Ni-Ni y poco conocimiento…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *